MUDITA

YOGA

 

Yoga Nidra

 

“Cada noche, cuando entras en la fase de sueño sin sueños, haces un viaje a lo No Manifestado. Te fundes con la Fuente y extraes de ella la energía vital que te sustenta durante un tiempo cuando vuelva a la manifestación, al mundo de las formas separadas. Esta energía es mucho más vital que el alimento: ‘No sólo de pan vive el hombre’. Pero en el sueño sin sueños no entras consciente en lo No Manifestado. Las funciones corporales siguen operando, pero ‘tú’ ya no existes en ese estado. ¿Puedes imaginarte lo que sería estar en el sueño sin sueños plenamente consciente? Es imposible de imaginar porque ese estado carece de contenidos.”

                                                           El poder del ahora  Eckhart Tolle

En los milenarios textos tántricos se recoge una práctica llamada Nyasa, un sistema de relajación y meditación que originalmente había sido concebido como un medio para alcanzar la iluminación.

Hundiendo sus raíces en este antiguo y complejo sistema tántrico, Swami Satyananda desarrolló una forma moderna, un método de relajación-meditación que llevaba al individuo a un estado entre vigilia y el sueño.

Haciéndolo más asequible a las necesidades del hombre moderno y privándolo de cualquier connotación religiosa, lo sintetizó con gran esmero y cuidado y hoy lo conocemos como Yoga Nidra (diosa del sueño), el Yoga del Sueño Psíquico o Consciente.

El fin de esta práctica es llegar a una relajación profunda consciente sin entrar en el estado de sueño. Se trata de establecerse en la frontera entre el sueño y el estado de vigilia, en el delgado límite entre la mente ordinaria consciente y la mente subconsciente-inconsciente, alternando periodos de predominio de ondas alfa  con otros de ondas delta y theta haciendo que la consciencia se equilibre allí, fluctuando entre la extroversión y la introversión, entre el mundo exterior de los sentidos y el mundo interior, obteniendo una experiencia de total relajación, que no solo es más beneficiosa que el sueño normal (se dice que 40 minutos de práctica equivalen a 6-7 horas de sueño profundo) sino  también un portal para un estado superior de consciencia, generando así armonía entre todas las facetas de nuestro ser.

Se trata de un instrumento de purificación mental que da un gran impulso para el crecimiento y la evolución espiritual. El acceso al subconsciente purificado permite disponer de nuestras ilimitadas capacidades innatas: creatividad, potencial de memoria, conocimiento intuitivo, resolución de conflictos.

Este proceso da paso a una reestructuración importante de la personalidad, libre de cargas mentales.


¡Un paso más allá está la experiencia del Ser!

Síguenos

  • Facebook - White Circle
  • Instagram - Círculo Blanco

​© 2020 by Mudita Yoga