MUDITA

YOGA

Vamos con el cuarto: Brahmacharya


BRAHMACHARYA (=regulación de la energía sexual)


Brahma significa el Ser o Atman Supremo y charya significa vivir, habitar.

Se trata de habitar en Brahma. Casi es la definición final de ""Yoga": la unión de Atman (el Ser individual, "la ola") con Brahma (el Ser Supremo, "el mar"). Por tanto, el Ser se acerca a habitar en lo Supremo.


Más allá de esta definición literal, este 4° Yama significa "la adecuada regulación de la energía sexual". La sexualidad es algo tan poderoso en nosotros que su dominio implica una gran transformación o de lo contrario será un "dejarse ir", "desfondarse".

Todos tenemos un anhelo de Plenitud, de Unión y el orgasmo es un momento "burdo" unitivo.


Este es el Yama que más problemas ha creado y puede crear, sobre todo en una rígida moral religiosa. Porque puede llevar a una enfermiza represión. Y lo que se reprime por un lado sale por otro (en desviaciones sexuales, en problemas alimenticios, etc.). Y es que no se trata de "moralina", sino de energía, de saber encauzarla. Como decía Don Quijote: "Amigo Sancho, con la Iglesia hemos topado".


La sexualidad tiene tres expresiones:

--1ª: para procrear (chakra, nuestro instinto animal).

--2ª: para disfrutar, para el placer (2° chakra). Aquí es donde estamos la mayoría de los humanos. Y está bien si hay un cierto control, si no se convierte en obsesión y si no causa daño (Ahimsa). En este último caso serían relaciones "ilícitas" las que dañan a otros y nos dañan.

--3ª: la sexualidad como técnica de trascendencia, donde en la relación del Maythuna tántrico se pretende sublimar la energía acumulada en el 2° chakra, para dirigirla a los chakras superiores. Claro que para ello los discípulos han de tener un nivel de purificación muy alto.

--Podemos hablar de una 4ª vía, donde no hay expresión, no hay sexualidad, porque ya no se necesita, se ha trascendido "la tentación". Este es el puro Brahmacharya.


Ahora, dos interpretaciones de este Yama:

1) Una más clásica, de Patanjali, implica la abstinencia sexual. Y es así. Porque se está refiriendo a un Yoga Superior, a un adepto retirado del mundanal ruido y dedicado exclusivamente al Yoga, en un ashram. Vida monástica. En algún momento, en alguna vida esto llegará: habrá un punto en que nos quedemos libres de las "pasiones sensuales" y nos zambullamos en la Divina Pasión.

2) En una interpretación más tántrica, todo es sagrado y el sentido común nos hace ver que la mayoría no estamos retirados, no somos monjes ni samyasins. Y que vivimos rodeados (cada día más) de estímulos sensoriales. Entonces se trata de un cierto control, de desarrollar el autodominio (esta parece ser la virtud que más gozo puede producir en el ser humano).


(Hay que señalar que en este Yama, muchos incluyen los cinco sentidos, y no sólo al aspecto sexual. Por tanto, se trata del autodominio o control sobre los placeres que pueden aportar estos sentidos).


Si el placer en general (y el sexual, en particular) tiene que ver con el 2° chakra, entonces la salud de éste tiene que ver con la moderación y el equilibrio (satwa). Y esto incluye lo físico (salud pelvica y del sistema inmunológico), lo energético (más vitalidad) y lo emocional-mental (más sosiego).


Si el chakra se desarmoniza por exceso (rajas), implicará una vida por y para el placer, una mente inquieta y obsesiva (siempre insatisfecha). El excesivo sexo inquieta, deprime el sistema inmunológico, agota, nos deja "secos" (más aún a los Vata).


Si se desarmoniza por defecto (tamas), ello supone la incapacidad de disfrute, de saborear (por ej. habitual inapetencia en la comida, frigidez sexual). Aquí suele haber represión (que viene de la infancia).


Para esta semana una propuesta:


DATE CUENTA de cuando aparece algo SEXUAL (en los pensamientos, en la calle, en la TV, etc.). Y OBSERVA si tomas tú las riendas o es el "caballo sensual" el que te lleva.


Dice Patanjali: "Al estar firmemente establecido en Brahmacharya, se obtiene virya (vigor-energía)". (II, 38)


Virya es coraje, voluntad, energía. Cuando el fluido reproductor se acumula, se convierte en ojas, que es un aspecto más sutil y que implica fortaleza, vitalidad e inmunidad.

Por otra parte, Brahmacharya es una forma importante de superar el miedo a la muerte (abhinivesah).


Cuando no se vive para procrear (o ya se ha superado esta etapa), ni para el placer (habiendo Comprendido Plenamente su impermanencia y su insatisfacción), entonces te vas acercando a habitar en Brahma, a "vivir como Dios".



Que Disfrutes de la Vida

Que el Disfrute no sea el objetivo.


Om shanti, shanti, shanti.

Síguenos

  • Facebook - White Circle
  • Instagram - Círculo Blanco

​© 2020 by Mudita Yoga